martes, 20 de marzo de 2012

La mochila definitiva

Desde que fue fundada en 1960, Fjällräven ha destacado por ser una casa marcada por la responsabilidad social, cultural y medioambiental. Originalmente, y aún hoy en día en mayor grado, fundada como una marca de ropa deportiva para las bajas temperaturas escandinavas, la empresa sueca acabó haciéndose famosa por un simple diseño convertido hoy en objeto de culto: la mochila Kånken.
Versión mini, por 29'95€
En 1977, el gobierno sueco encargó a varias empresas el diseño de una mochila que solucionara los problemas de espalda de los niños en edad escolar. Como resultado de dicho encargo, Fjällräven produjo esta pequeña y simple mochila. Ahora, treinta y cinco años después, la empresa celebra el éxito de la mochila lanzando una nueva versión en dos colores que incluye un bolsillo acolchado para ordenadores portátiles. El modelo no ha cambiado en absoluto, y sigue contando con su famoso reflector con el zorro ártico impreso en rojo y con sus graciosas asas para llevarla a modo de bolso de mano.

Aunque parece un producto infantil, en Escandinavia lo llevan todos los jóvenes. Sus principales bazas: materiales impermeables e hiperduraderos (la empresa misma anuncia la mochila como un accesorio a pasar de padres a hijos, garantizando hasta 30 años de uso), precio módico (en torno a los 50€) y el hecho de que, por su sencillez, combine con casi todo.

                               


Un clásico reeditado, y además ahora disponible en modelos color block. Recuerda que además de adquirir un gran complemento para tus estilismos más urbanos e informales, Fjällräven no utiliza mano de obra barata en países subdesarrollados, como la mayoría de productos de culto en el mundo de la moda, que gran parte de sus ganancias se destinan a la protección de parques naturales suecos y al desarrollo de mejoras en el sistema educativo, y que tiene una labor más que activa en la protección del zorro ártico (fjällräven, en sueco) especie en peligro de extinción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Soy todo oidos: